Isla de TABARCA

Localizada a sólo 22 kilómetros de la ciudad de Alicante forma un pequeño archipiélago que integran la Isla de Tabarca o Plana y los islotes de La Cantera, La galera y La Nao.

 

Ésta isla es todo un símbolo y uno de los mayores referentes turísticos de la Costa Blanca que está integrada a un contexto geológico muy particular. Es por esas condiciones que representa un verdadero refugio en cualquier época del año: fuera de la temporada estival como solitario oasis de tranquilidad y  en el verano para disfrutar junto a otros visitantes,  de su riqueza paisajística y la calidad de sus aguas.



Naturaleza e Historia

 

El origen de la isla data del siglo XVIII, aunque mucho antes fue conocida como refugio de piratas berberiscos. Fue Carlos III quien se ocupó de hacer construir un poblado fortificado que fue habitado por familias de Génova que estaban cautivas en Tabarka.

 

Aún se conservan  esas antiguas murallas hoy declaradas Conjunto Histórico Artístico. Pero también las aguas que rodean a la isla han sido declaradas Reserva Marina del Mediterráneo por su inmensa riqueza compuesta  por comunidades marinas y especies dignas de protección.

 

Las playas y calas que rodean a la Isla de Tabarca tienen aguas transparentes que permiten quela luz se filtre hasta  los 22 y 47 metros de profundidad. La playa de arena que se ubica al sur es uno de los sitios más apreciados, pero también lo son las calas empedradas y las peñas del resto de la isla.